La Palabra Entre Nosotros

Feb/Mar 2010 Edición

El Arzobispo de San Juan y la Misión Continental

Sobre la propagación del espíritu de la Conferencia de Aparecida

El Arzobispo de San Juan y la Misión Continental: Sobre la propagación del espíritu de la Conferencia de Aparecida

El 17 de junio de 2009, en la Asamblea General de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), celebrada en San Antonio, Texas, el Arzobispo de San Juan, Puerto Rico, Mons. Roberto González Nieves, se dirigió a los obispos estadounidenses diciéndoles que una Misión Continental le daría un nuevo ímpetu a la identidad católica y al celo misionero a lo largo del continente americano, tal como lo solicitaron los obispos de América Latina.

En esta conferencia, los obispos de más de 20 países de América Latina y el Caribe, así como de los Estados Unidos, analizaron la vida pastoral de sus regiones e identificaron los aspectos positivos y negativos de sus realidades sociales, culturales, económicas, políticas y pastorales; también definieron los problemas afines y consideraron la adopción de soluciones comunes y guías para sus acciones pastorales.

El Arzobispo González dijo que el fallecido Papa Juan Pablo II "correctamente identificó la necesidad de volver a evangelizar a los católicos en el ‘continente de la esperanza’" para que sean testigos reales de su fe, y añadió que la Misión Continental está dirigida a los católicos bautizados, porque "estamos perdiendo nuestro sentido de ser luz y sal."

Luego de sintetizar los puntos más destacados de la reunión del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) en el Santuario de Aparecida, en Brasil, cuyo tema fue "La vida de Cristo en los discípulos-misioneros", puntualizó que los obispos de América Latina procuran "revitalizar la vida de los bautizados para que así ellos puedan profundizar, mantener y crecer como discípulos-misioneros de Jesucristo", porque el compromiso de todos los cristianos, tanto del laicado como del clero, transformará "la Iglesia en una comunidad misionera."

El Arzobispo González dijo que, en el Documento de Aparecida, los obispos de Latinoamérica prometieron reafirmar su presencia y cercanía con sus pueblos y volver a comprometerse para "continuar con la formación de nuestros discípulos-misioneros, como también prestar más atención a las etapas individuales de su formación." Los obispos manifestaron que toda la Iglesia se encuentra en estado de "misión permanente" y dijeron que "ellos, con la fuerza del Espíritu Santo, convocan a todos sus hermanos y hermanas para que participen con entusiasmo y con un espíritu de unidad en la Misión Continental."

En los Estados Unidos. Los obispos estadounidenses no son oficialmente parte del CELAM, pero fueron invitados a expresar sus puntos de vista en representación de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos. El Obispo de Las Cruces, Nuevo México, Mons. Ricardo Ramírez, dijo que su colaboración era traer a la agenda los temas de la migración internacional y la necesidad de una mayor colaboración entre los obispos de las conferencias de Norte y Sudamérica.

Los obispos de Estados Unidos mencionaron la necesidad de estudiar vías para entrelazar las propuestas de la Conferencia de Aparecida con las cinco prioridades pastorales de los obispos estadounidenses. Unos dijeron que el llamado a un "estado permanente de misión" puede beneficiar a la iglesia en el país del Norte; otros compartieron que ya están aplicando o preparándose para aplicar los principios de Aparecida en sus propias diócesis.

Extractado y adaptado de una noticia divulgada por la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos el 26 de junio de 2009.

Comentarios