La Palabra Entre Nosotros

Cuaresma 2013 Edición

Carta del Editor - Cuaresma 2013

By: Luis E. Quezada

Carta del Editor - Cuaresma 2013 by Luis E. Quezada

Queridos hermanos en el Señor:

Recuerdo claramente, y con mucho agrado, que fue en un mes de febrero hace ya muchos, muchos años tuve yo mi experiencia de conversión. Sí, ya era católico y lo había sido toda mi vida, pero católico de nombre y nada más. Fue en una conferencia de evangelización en la que escuché por primera vez, al menos conscientemente, el mensaje de que Jesucristo había muerto, no solo por los pecados de todo el mundo, sino ¡por mis propios pecados!

El Espíritu Santo ya venía actuando en mí hacía meses desde que mi esposa, después de rezar mucho por mí, me interesó para que yo empezara a leer la Biblia, pero el Señor utilizó esa ocasión específica para llevarme con mi imaginación al frente de su cruz y contemplarlo allí crucificado, azotado, ensangrentado y coronado de espinas y entender que todo eso lo había sufrido a fin de salvarme a mí. Cuando este entendimiento penetró en mi mente y en mi corazón, no pude menos que entregarme del todo a Cristo, pedirle perdón por todos mis pecados y proponerme vivir para Él por el resto de mi vida. Todo eso, naturalmente, en medio de una gran profusión de lágrimas de contrición y lavamiento interior.

El Santo Evangelio. Ahora, después de más de tres décadas, el mensaje claro y poderoso del Evangelio que yo escuché aquella vez sigue siendo tan eficaz y apasionante como siempre. Y es precisamente por eso que, habiendo llegado otra bienaventurada época de Cuaresma, escuchamos nuevamente la voz de San Juan Bautista, la del propio Jesucristo, nuestro Señor, y la del Santo Padre Benedicto XVI que nos llaman al arrepentimiento y a la conversión.

Es una invitación que viene resonando desde hace muchos siglos, pero ha cobrado una nueva actualidad y urgencia ahora que ya nos encontramos bien avanzados en el Año de la Fe y en medio de la Nueva Evangelización. Todo esto nos ha llevado a publicar esta Edición Especial de Cuaresma dedicada al Evangelio, la mejor noticia de todos los tiempos.

Algo que todo católico puede hacer durante este inspirador tiempo de purificación y renovación es reflexionar, delante del Señor, sobre la vida que lleva y pensar en qué malos hábitos le conviene dejar y qué buenos hábitos le conviene adoptar de ahora en adelante. Jesucristo nos espera en su Iglesia, especialmente en el Tabernáculo, y también en el santuario de nuestro propio corazón, con oídos atentos a lo que le vayamos a decir. ¡No lo defraudemos ni lo dejemos esperando!

Les deseo a todos una muy bendecida Cuaresma, con augurios de mucha alegría y felicidad para la próxima Pascua de Resurrección.

Luis Quezada, Editor | Escriba una correo al Editor

Comentarios