La Palabra Entre Nosotros

Adviento de 2019 Edición

Adviento y Navidad: Tiempo de regocijo

Carta del editor

By: Luis E. Quezada

Adviento y Navidad: Tiempo de regocijo: Carta del editor by Luis E. Quezada

Queridos hermanos: Las bendiciones del Señor se renuevan cada año y particularmente en el tiempo de Adviento y Navidad, en que la mayoría de la gente se llena de alegría y entusiasmo. ¿Por qué? Bueno, la respuesta depende de a quien se le pregunte. Si es a los niños, es porque saben que van a recibir regalos: ¡Nuevos juguetes! Si les preguntamos a los adultos, es seguramente porque habrá hermosas ocasiones de reunirse nuevamente con la familia extendida, especialmente los que han estado lejos por cualquier razón.

Pero, lo más importante es que estaremos celebrando la mejor noticia de todos los tiempos: La Natividad de Jesucristo, nuestro Señor, Emmanuel, “Dios-con-nosotros”, que se hace presente en la escena de la historia humana para traernos a todos la salvación.

En este tiempo, en el que nos vemos agobiados diariamente por tantas malas noticias (guerras, terrorismo, divisiones, corrupción y muchas más), hace falta que nosotros, los católicos, hagamos un esfuerzo especial por proclamar a todo el mundo aquello que el ángel anunció en la primera Noche Buena: “¡No tengan miedo, porque les traigo una buena noticia, que será motivo de gran alegría para todos: Hoy les ha nacido en el pueblo de David un salvador, que es el Mesías, el Señor!” (Lucas 2, 10).

En efecto, esta es una época en que todo el mundo recibe una bendición especial de Dios, que por puro amor y misericordia, ha venido a hacer su morada entre los humanos. Y ¿cuál es esa morada? ¡Tu propio corazón, querido lector! Sí, el Todopoderoso, el Creador del Universo y el Autor de la vida ha decidido venir a vivir en tu corazón y lo hace desde que te bautizaron. ¿Te has dado cuenta? Si no, esta es una magnífica ocasión para que lo reconozcas, le des la bienvenida y comiences a entregarle a él las riendas de tu vida. ¡Es lo mejor que puedes hacer!

Artículos adicionales. En la segunda mitad de la revista incluimos dos artículos de testimonio personal y una reseña histórica del primer mártir cristiano, San Esteban, con la esperanza de que sirvan de estímulo para que todos afrontemos con fe, entereza y confianza cualquier adversidad que ocurra, porque algo que debemos tener presente los cristianos es que el Señor y la Virgen María siempre están allí dispuestos a tendernos la mano y sacarnos de cualquier atolladero.

Les deseamos a todos un bendecido tiempo de Adviento y Navidad y que el Niño Dios sea portador de abundantes bendiciones espirituales y materiales para todo el Año Nuevo.

Luis E. Quezada
Director Editorial
editor@la-palabra.com

Comentarios