La Palabra Entre Nosotros (en-US)

Lecturas de la Misa, 5 de julio de 2022 Encuentre Meditación por Fecha

Durante los últimos 9 meses, la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos (USCCB) gentilmente nos permitió proveer el acceso a las lecturas de la Misa diaria sin ningún costo. Desafortunadamente ya no se nos permite publicar más las lecturas de la Misa diaria sin una suscripción. Las lecturas están disponibles en el sitio web usccb.org

Santa Isabel de Portugal (Memoria opcional) O: San Antonio Zacaría, presbítero (Memoria opcional)

Antífona de entrada

Vengan, benditos de mi Padre, dice el Señor, porque estuve enfermo y me visitaron. Yo les aseguro que cuanto hicieron con el más insignificante de mis hermanos, conmigo lo hicieron. Cfr. Mt 25, 34. 36. 40
O bien:
Al pobre da con abundancia, obra siempre conforme a la justicia; su...

LAS LECTURAS DE LA MISA DIARIA ESTÁN DISPONIBLES PARA NUESTROS SUSCRIPTORES

Acceda a todas las lecturas de la Misa, las meditaciones diarias y los artículos al suscribirse o iniciar la sesión.

Suscriptores: Por favor inicie la sesión para ver las lecturas de la Misa.

¿No es suscriptor? Suscríbase por tan solo $12 por tiempo limitado.


Daily Meditación: Mateo 9, 32-38

Estaban extenuadas y desamparadas, como ovejas sin pastor. (Mateo 9, 36)

Quizá no son las más inteligentes de todas las criaturas de Dios, pero en ciertos aspectos, las ovejas tienen rasgos de carácter similares a los nuestros. Al igual que nosotros, saben que dependen de su pastor para su provisión y protección y son capaces de aprender a escuchar y seguir la voz de su dueño. Y, de nuevo, al igual que nosotros, tienden a alejarse de él y meterse en problemas. Saben lo que es bueno para ellas, pero se distraen fácilmente y son propensas a tomar decisiones equivocadas.

Jesús también comparó a la gente con un campo de trigo listo para la cosecha. Así como un agricultor disfruta de recolectar la cosecha madura, Jesús se deleita en reunir a su pueblo. Pero “los trabajadores [son] pocos” (Mateo 9, 37). Esa es la razón por la cual envió a los Doce como misioneros; y esa es la misma razón por la cual nos envía a nosotros.

Podemos sentirnos abrumados por su llamado, especialmente cuando pensamos en las personas que parecen estar lejos del Señor, ¡todas esas ovejas perdidas que andan por ahí! También podemos sentirnos desalentados por esfuerzos pasados que no dieron fruto.

¡No permitas que pensamientos como estos te desanimen! Recuerda: Jesús es el único que toca el corazón y la mente de las personas. El Señor es el único que atrae a la gente hacia él. Nuestro llamado simplemente es ayudarlo a reunir a esas personas.

¿Qué significa esto en la práctica? Una de las cosas más importantes que podemos hacer es escuchar. Escucha a las personas cuando te dicen cómo les está yendo en la vida. Escúchalas hablar de sus alegrías y esperanzas, de sus temores y frustraciones. Escucha para detectar las señales de la acción de Dios en su vida y las señales de que están anhelando algo más de lo que este mundo puede ofrecerles. Este sencillo acto de escuchar es muy poderoso porque abre tu corazón, tanto a la persona con la que estás conversando como a las inspiraciones del Espíritu Santo.

Así que no te preocupes por tus propias falencias. Jesús hará la parte difícil. Todo lo que tú tienes que hacer es escuchar y luego responder.

“Señor Jesús, te pido que me des un corazón dispuesto a escuchar y que me ayudes a seguir tu guía mientras trabajo para colaborar en la cosecha.”

Oseas 8, 4-7. 11-13
Salmo 115 (113B), 3-4. 5-6. 7ab-8. 9-10

NUESTRA RESPUESTA AL COVID-19

Acceso gratuito: La Palabra Entre Nosotros se complace en proveer acceso gratuito a nuestras meditaciones diarias. Queremos agradecer a nuestros suscriptores de las ediciones impresa y digital, sin su apoyo nada de esto sería posible.

Acceso completo: ¿No es un suscriptor de la edición impresa? Los suscriptores de nuestra edición en línea tienen acceso a todas las lecturas de la Misa, las meditaciones diarias y el Ordinario de la Misa, por tan solo $12 al año. Suscríbase hoy mismo.

Centro de oración: Desde nuestros inicios, los colaboradores de La Palabra Entre Nosotros nos reunimos cada semana para rezar por nuestros lectores y por aquellos que nos envían sus intenciones. Ahora, más que nunca, queremos redoblar nuestro esfuerzo de presentarlos a ustedes y a sus seres queridos en oración. A pesar de que en este momento no podemos reunirnos presencialmente, nuestro personal continuará intercediendo de forma remota. Por favor, sigan enviándonos sus intenciones. ¡Creemos en el poder de la oración!

Comentarios