La Palabra Entre Nosotros

Cuaresma 2019 Edición

Yo sanaré tus heridas

Un sacramento de sanación

Yo sanaré tus heridas: Un sacramento de sanación

No es raro sentirse intimidado al pensar en el Sacramento de la Reconciliación. Nos imaginamos que tenemos que revivir nuestras faltas delante del sacerdote y pensamos que seguramente él nos dirá palabras severas, lo que nos hará sentirnos más culpables aún, y tememos que Dios realmente no nos perdone. Se nos olvida que la confesión es un sacramento de “sanación” y un sacramento del perdón (Catecismo de la Iglesia Católica 1421). En otras palabras, la confesión nos hace cambiar, no solo nos perdona.

Recuerda esta promesa de curación mientras te preparas para la confesión en esta Cuaresma. Confía que Dios quiere sanarte, pues te ama tanto que quiere ayudarte a llevar una vida apacible y feliz.

Las preguntas siguientes te ayudarán a hacerte el examen de conciencia. Los artículos de esta revista se refieren a las tres dimensiones de la vida espiritual: la relación con Dios (lo sublime), la condición del corazón (lo interior), y las relaciones personales (lo exterior). En lugar de planear interrogantes específicas, pretenden despertar preguntas en tu propia conciencia. Así que reflexiona sobre ellas por un rato y ve lo que te inspira el Espíritu Santo.

Sobre todo, confía en la misericordia de Dios, que siempre triunfa sobre el pecado. Su poder sanador siempre triunfa sobre nuestras culpas.

Lo sublime

• ¿En qué no estoy honrando al Señor? ¿Me he aferrado a algo que no quiero renunciar?

• ¿Respeto el día de reposo de una manera que me acerque a Dios? ¿Qué puedo hacer para dedicar mejor ese día a él y a mis seres queridos?

• ¿Respeto en realidad el nombre del Señor? ¿Lo he usado en forma irreverente en la conversación diaria? ¿Tengo algún hábito por el que no merezco llamarme “cristiano”?

Lo interior

• Guardo resentimientos contra alguien? Si alguien me ha dañado de alguna forma, ¿lo he perdonado? ¿O me parece justo tenerle rencor? ¿Me imagino tomarme venganza?

• ¿He participado en chismes o críticas a otros? ¿Tiendo a juzgar duramente a los demás y me considero “superior”? ¿Trato de tener una actitud de humildad y gratitud?

• ¿Me dejo llenar la mente de pensamientos lujuriosos incontrolados, aun si no puedo hacerlos realidad?

Lo exterior

• ¿He ofendido a alguien con expresiones desagradables o insultantes? ¿He manchado la reputación de otra persona con chismes o tratado de mejorar mi propia reputación a costa de otro?

• ¿En qué cosa debo pedir perdón de otra persona? ¿Le he estado aplazando?

• ¿He sido fiel a mi condición de vida, como soltero o casado? ¿He realizado actos impuros, ya sea solo o con otra persona?

• ¿Dependo demasiado de mis bienes materiales? ¿En qué he faltado a la generosidad, ya sea con los pobres o con mis seres queridos? ¿Me siento demasiado ocupado para dedicar tiempo a otras personas?

Comentarios