La Palabra Entre Nosotros

Junio 2013 Edición

¿Qué es la Indulgencia plenaria?

¿Qué es la Indulgencia plenaria?

Cuando alguien comete pecados, se arrepiente y se confiesa, Dios perdona sus pecados, pero le queda una responsabilidad pendiente por las consecuencias nefastas que el mal cometido haya tenido para la misma persona o para otras, o incluso para la sociedad en general.

Todo pecado acarrea una doble consecuencia: la pena eterna y la pena temporal. La pena eterna consiste en la ruptura de nuestra comunión con Dios y aleja la posibilidad de llegar a la salvación. Esta pena eterna se elimina cuando el pecador se arrepiente y recibe el Sacramento de la Confesión.

Pero aún queda la responsabilidad por las consecuencias causadas por el mal cometido, para el propio pecador o para otras personas. Esta consecuencia se denomina “pena temporal”. Es una deuda que persiste y que hay que pagar ya sea en esta vida o en la próxima, vale decir, en el Purgatorio. Esta pena puede reducirse mediante la realización de buenas obras, la oración, la aceptación cristiana del sufrimiento y la recepción de la indulgencia, que puede ser parcial o plenaria (o sea, completa).

La Indulgencia plenaria le ofrece al pecador arrepentido y confesado el beneficio de eliminar totalmente la deuda que haya tenido durante su vida en este mundo hasta ese momento. La indulgencia parcial elimina la pena temporal en forma parcial.

Comentarios