El encuentro que transforma

Jesús te llama hoy. ¿Cómo le vas a responder?

Herramientas

Nuestro Padre, que nos creó por amor, tiene un propósito concreto para cada uno de nosotros: vivir esta vida en plenitud, aquella vida de la que Jesús nos habla en el Evangelio de San Juan: “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” (Juan 10,10).

Dios quiere que vivamos esta vida en plenitud, con la esperanza maravillosa de que lleguemos a vivir la otra vida después de la muerte, la vida eterna, para la cual Él vino a pagar el precio en la cruz del Calvario. ¡El plan de Dios para nosotros es maravilloso!

En los evangelios vemos que Jesús tuvo muchas experiencias de diálogo con diferentes personas y la vida de la gran mayoría de esas personas, que tuvieron un contacto directo y personal con Jesús, les cambió por completo. Respecto a esto, quiero afirmar con toda seguridad en mi corazón que es sumamente importante que nosotros los católicos entendamos esto: Si no logramos tener una experiencia personal de Dios, será muy difícil para nosotros entender el plan divino. Los católicos de hoy tenemos que darle lugar a este momento de encuentro con Cristo, el mismo encuentro que también vivieron los primeros discípulos, una experiencia tan dinámica y profunda que les estremeció la vida y nunca más fueron los mismos. El verdadero discípulo de Jesucristo es aquella persona que ha tenido este encuentro con Jesucristo, de tal manera que su vida, a partir de ese momento, jamás vuelve a ser la misma de antes.

Leamos una historia maravillosa que nos relata San Lucas: “Jesús vio dos barcas en la playa… Jesús subió a una de las barcas, que era de Simón, y le pidió que la alejara un poco de la orilla. Luego se sentó en la barca, y desde allí comenzó a enseñar a la gente. Cuando terminó de hablar, le dijo a Simón: —Lleva la barca a la parte honda del lago, y echen allí sus redes, para pescar. Simón le contestó: —Maestro, hemos estado trabajando toda la noche sin pescar nada; pero, ya que tú lo mandas, voy a echar las redes. Cuando lo hicieron, recogieron tanto pescado que las redes se rompían… Al ver esto, Simón Pedro se puso de rodillas delante de Jesús y le dijo: —¡Apártate de mí, Señor, porque soy un pecador! … Pero Jesús le dijo a Simón: —No tengas miedo; desde ahora vas a pescar hombres. Entonces… lo dejaron todo y se fueron con Jesús” (Lucas 5,1-11).

Las barcas vacías. Me llama mucho la atención donde dice que Jesús vio dos barcas en la playa que evidentemente estaban vacías, sin uso. Obviamente la función de las barcas era navegar sobre el agua y estos pescadores las usaban para ganarse la vida, pero en esta ocasión estaban “en la playa”, es decir, vacías. Yo me pregunto, ¿cuántos hombres y mujeres están vacios por dentro? No están ejerciendo su misión ni el plan que Dios tiene para ellos, porque se sienten vacíos; hay tantas personas hoy que desean encontrar la verdadera felicidad, pero se encuentran vacías; han probado una y otra cosa tratando de llenar el vacío.

Muchos dan su vida por tener cosas materiales, porque piensan que eso les va a llenar el vacío del corazón, y así hay muchas barcas vacías. En innumerables hogares los padres están vacíos, no tienen vida espiritual, y por eso vemos las estadísticas de los divorcios, porque hay un vacío en el corazón. A veces creemos que, en el matrimonio, mi marido, mi esposa, va a llenar el vacío. Ciertamente todos necesitamos el amor mutuo de unos con otros, pero en realidad el único que puede llenar verdaderamente el vacío del alma es Jesucristo, el Salvador del Mundo.

Las cosas materiales, los apetitos carnales, te darán un poco de satisfacción por un rato, pero nada más. Por eso la persona que está dedicada solamente a llenar ese vacío con algo de placer por un momento, siempre deseará volver a llenarlo, porque esa es la única felicidad que logra tener.

Vayan mar adentro. Luego, sucede algo interesante: ¡Qué humilde es el Señor cuando le pide “ayuda a un pecador”! Le pide prestada la barca a Pedro y esa barca se convierte en un púlpito. Luego le dice que la lleve a la parte más honda del lago. Simón Pedro alega que han estado trabajando toda la noche y no han logrado conseguir nada. ¿Cuántos se encuentran hoy en la misma situación, de haber trabajado hasta cansarse sin conseguir nada concreto? Los pescadores estaban tristes, agobiados, cansados porque habían trabajado en vano. Pero al escuchar las palabras del Maestro, Simón Pedro obedece: “Ya que tú lo dices, vamos a la parte más honda a tirar las redes.”

El Señor nos llama a no vivir en la superficie, a no quedarnos a la orilla del lago, sino a adentrarnos mar adentro en la vida del espíritu, dejando que Dios ilumine nuestra vida. Hoy Jesús nos dice “¡Vayan mar adentro!” Cada uno tendrá que responder “sí” o “no”. Simón obedeció y comenzó a ver una pesca milagrosa.

Muchas personas quieren encontrar algo que les haga felices, que les dé la felicidad. Hay muchas voces en el mundo que dicen “Si tienes esto o haces esto vas a ser feliz.” Y como andamos tan desesperados, como seres humanos que nacimos para amar y ser amados, buscando esa felicidad, vamos de un lugar a otro y a otro, pero seguimos en la misma situación. En medio de tantas voces, es importante detenerse para escuchar la voz del Maestro, que nos dice: “No es para ese lado, es para ese otro lado”. Escucha la voz del Maestro, porque Él te indica el camino a la verdadera dicha.

El encuentro transformador. Al ver la inmensa pesca, a Simón se le olvidaron los pescados y todo aquello que en otro momento habría sido la gran felicidad, y su atención se fue a quien le había dicho que llevara la barca mar adentro. Simón pensó: “En este momento lo importante no es la gran pesca; lo importante es que estoy delante del Hijo de Dios. Estoy delante de un hombre que es ungido y es enviado por Dios.” Lo entendió así, por eso se postró a los pies de Jesús y le dijo: “Apártate de mí, porque soy un pecador”.

Cuando hay un encuentro real y personal con Jesucristo, no hay nada que uno no pueda ver en su vida y espontáneamente le nace decir: “Le he fallado a Dios muchas veces.” Cuando miras la luz que resplandece, puedes ver las sombras de tu vida. Algo característico que sucede cuando una persona tiene este encuentro con el Señor es un verdadero cambio de vida, porque se ve a sí mismo y piensa: “Yo no merezco que Dios me ame tanto, porque soy un pecador.” Pedro se puso de rodillas y le dijo al Señor: “Aquí está mi vida, Señor. Lo he probado de todo, pero mi corazón está vacío. Aquí estoy, soy un pecador y te he fallado.”

Tal vez Simón pensó que Jesús le iba a decir: “¿Sabes qué? Si eres un pecador, mejor te apartas de mí. Si has hecho tantas cosas malas, entonces, vete. El llamado no es para ti.” Pero no fue eso lo que le respondió el Señor: “Simón, no tengas miedo. Conozco tu vida, amigo. Sé lo que has hecho y no te digo que te vayas. Mejor, acércate más. No temas.”

Por eso, hermano que lees estas líneas, no temas, Dios no te va a rechazar. No importa lo que hayas hecho, Dios no quiere tu pecado, pero te ama a ti y te dice “no temas”. En realidad aquí en nuestra Iglesia fundada por Jesucristo, es muy importante decirles a todos los catequistas, a los sacerdotes, los movimientos, los apostolados y los seglares, que tenemos que seguir haciendo hincapié en que todos los que prestaron oído a la voz de Jesús y se entregaron sin reservas tuvieron un encuentro personal con Él.

Si pensamos que por ser católicos ya hemos conocido a Jesucristo, estamos equivocados. Es tiempo para los que tenemos hijos que les digamos, “Hijo, ¿has tenido un encuentro con Jesús?” “¿Qué es ese encuentro?” Y se lo explicamos. “No basta, hijo, que te hayamos llevado a bautizar a la iglesia, a ser confirmado y hacer tu primera comunión. Es que para comprender el amor de Dios, tienes que tener un encuentro sincero y personal con Jesucristo el Señor.” Y toda la iglesia tiene que hacer eso, porque ahí es donde se dan las conversiones y allí es donde surgieron los mártires, los santos y santas de la Iglesia, que tuvieron una experiencia de Dios que transformó su vida. Estas personas nunca volvieron a ser las mismas.

Cuando Jesús le dice a Simón “no tengas miedo” es como si le dijera “La misericordia de mi Padre es más grande que todos tus pecados, Simón.” La misericordia de Dios es grande para todos nosotros, hermanos. Su amor, es infinito y nos ama aunque nosotros seamos pecadores. Cuando leas de nuevo este pasaje de Lucas 5, pon tu nombre ahí en vez del de Simón.

Y después Jesús les da una misión: “Yo los voy a hacer pescadores de hombres, para que así como han encontrado esta experiencia del amor de Dios, ustedes vayan a ser portadores de ese amor. Antes ustedes tiraban las redes para sacar pescados; ahora las van a tirar compartiendo la buena noticia, para que muchos conozcan el amor divino del Padre.”

¿Y qué vas a dejar tú? Dice la Escritura al final: “Lo dejaron todo y se fueron con Jesús.” El Señor quiere preguntarte: “¿Qué vas a dejar hoy? Deja tu rencor, tu desconfianza, tus temores, tu pecado.” Porque cuando se ha tenido una experiencia de esa índole con Dios, no puedes seguir siendo el mismo. Hoy el Señor nos pide dejar algo. ¿Qué vamos a dejar, para poder seguir a Jesús? ¿Nuestro egoísmo? ¿Nuestras adicciones? ¿El orgullo? Dios quiere que dejemos aquello que nos impide seguir al Maestro. Tú sabrás en tu corazón lo que tienes que dejar hoy para seguir a Jesús.

Nosotros miramos rostros; Jesús mira tu corazón. No pasas desapercibido por la mirada de Dios. Si hoy estás decidido o decidida tener un cambio de vida y no le has respondido al Señor, te invito a que lo hagas ahora; no dejes pasar esta oportunidad de abrirle tu corazón y tener ese encuentro personal con el Señor de Señores y Rey de Reyes. Hazlo ahora. n

Artículo extractado y adaptado de una conferencia pronunciada por Noel Díaz, fundador, coordinador y presidente de la Asociación de Fieles “El Sembrador” de Burbank, California.

Comentarios